El relato de un padre que localizó a su hija víctima de feminicidio

 

Alcalá Rosas/Jáltipan de Morelos

Hace apenas unos días la familia Arroyo Lemarroy realizaba planes para navidad y recibir el año nuevo, todo era alegría, los regalos listos, y un sin fin de sueños por cumplir, pero todo cambio y se tornó el ambiente en desesperación y tristeza.

Hasta encontrarla

El padre de Samara narró parte de la tragedia que comenzó un 23 de diciembre del 2020; una de sus hijas amadas había  desaparecido, la esperanza era encontrarla con vida.

«No nos cansamos de recorrer un cañaveral… una zanja… en ir achicar un pozo… de ir con buzos al río de la antigua… hubiéramos querido la mejor de las respuestas, pero desafortunadamente no nos tocó tanta suerte».

El padre de Sam comenta que en la búsqueda no dejo decaer su fe, pues aún en la distancia sentía las oraciones de la gente que fortalecía su corazón y eso ayudaba  para no darse por vencido.

Experimentando esa caricia del viento como si fuera el espíritu de Dios que abraza, y al final a pesar de no conocer cuál será su voluntad sabes que todo estará bien, el padre de Sam confiaba en que encontraría a su hija.

Fue una búsqueda incansable para la familia y las autoridades, las horas pasaban y la esperanza de encontrarla con vida se hacía más pequeña.

Samara Arroyo Lemarroy fue hallada  asesinada el 06 de enero en Actopan, en una de las propiedades de William su instructor de Gimnasio.

Su cuerpo presentaba señales de violencia, envuelto entre sábanas, cubierto con ramas en una fosa clandestina,  la búsqueda había finalizado.

Sam regresa a casa

«Logramos traer el cuerpo de Samara… para nosotros es una ternura… tener a Samara en un lugar donde va a descansar… descansa en el panteón, pero su alma está con Dios».

Los restos de Sam yacen en el panteón municipal de Jáltipan lugar que la vio crecer hasta convertirse en una gran mujer.

“Todavía escucho que me dice en la noche papá, mamá, Tayde (su hermana), si ustedes conocieran lo que es el don de Dios, lo que es el cielo, si ustedes escucharán los cánticos de los Ángeles, yo estoy aquí en medio de los Ángeles, ya no lloren por mi porque yo estoy con Dios y estoy en paz».

Atesorando la promesa escrita «en lugares de delicados pastos me hará descansar», y refiriéndose al paraiso «en donde no hay más lágrimas, ni dolor».

Su padre la recuerda sonriendo,  en constante preparación profesional, amando y cuidando de los suyos.

«Yo quisiera que en el mundo hubiera muchas Samaras y que no hubiera ni un William en la tierra”.

El doctor  Octavio Arroyo Pacheco logró dar con el paradero de su hija, está es una de las muchas historias de padres que no descansan hasta encontrar a sus hijos que un día desaparecieron.

Marcharon en silencio

Este sábado se realizó una marcha en el pueblo que vio crecer a Sam, las personas llegaron con ropas blancas, veladoras y flores.

Ciudadanos de Jaltipan caminaron en silencio,  lloraron y oraron por  Samara. Con un corazón contrito y humillado  pedían  en las plegarias a Dios que cese la violencia.

Samara unió al pueblo de Jáltipan, no hubo colores, raza, partidos políticos, un mismo sentir, paz, gratitud y perdón.

La familia se mostró agradecida porque a pesar de la desgracia Sam regresó a casa.

Al final las veladoras fueron colocadas a la virgen en la Parroquia San Francisco De Asís.

Sin rencores

William es el principal sospechoso de haber asesinado a la joven profesionista.

Estas son algunas de las evidencias del  caso  Samara de 27 años de edad presuntamente asesinada por su instructor de gym.

Primero William fue capturado por policías manejando el carro de la víctima, luego en redes sociales círculo un vídeo en donde presuntamente subió el cuerpo de Sam sin vida en un automóvil, y después de varias investigaciones el cadáver  fue localizado en una de sus casas.

El padre de Sam solo espera que las autoridades hagan lo suyo y el feminicidio no quede en la impunidad.

Envío un mensaje para el asesino de su hija:

«Para el muchacho que hizo esto, mi corazón no guarda rencor, ni odio, no se porque lo hizo, allá las autoridades sabrán, y su conciencia de él sabrá por qué lo hizo».

Más de 79 feminicidios se registraron en el 2020, esta estadística coloco a Veracruz en segundo lugar a nivel nacional, en este año Samara Aurora, Beatriz Adriana de Cosoleacaque, Ana Arelly de Tlapacoyan son algunas víctimas que se suman a la lista del 2021.

El gobernador Cuitláhuac García prometió que los feminicidas serán castigados, «basta del asesinato de mujeres,  ni una más».

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*