Rezan en la escena del crimen por el alma de José Antonio, encargado del comedor comunitario «Cáritas» que fue asesinado

Mari Carmen Rosas/Minatitlán

José Antonio Izquierdo Sánchez, 40 años de edad, fue asesinado afuera del comedor comunitario, cuando se disponía a repartir comida a las personas vulnerables.

El comedor «Cáritas» se ubica al lado de la parroquia «Divina Providencia».

El comedor abre sus  puertas a las 9 de la mañana de lunes a domingo a personas que necesitan de un plato de comida.

José Antonio realizaba las compras un día antes y ayudaba a preparar la comida, supervisando que todo estuviera en orden.

Al siguiente día, era el encargado de repartir la comida.

Conocido por las personas vulnerables, y entre los feligreses católicos, pues siempre estaba dispuesto a ayudar y participar en los eventos que la iglesia organizaba.

Cuatro disparos se escucharon, hermanos que llegaron al comedor comunitario nunca imaginaron lo que verían el sábado.

José Antonio, había sido asesinado, pistoleros lo habían interceptado al bajar de su automóvil.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 8 horas de la mañana.

En contingencia de Covid 19 el número de personas necesitadas había aumentado, pero José Antonio se organizaba para que la comida alcanzará para todos.

«No había descanso hasta los domingos trabajaba», expresa un testigo.

El cuerpo sin vida de la víctima quedó tendido en el pavimento en la calle Revolución de la colonia Ruiz Cortines en Minatitlán.

Mientras que personas que se dirigían al comedor, no daban crédito de lo sucedido y esperaban detrás del acordonamiento para ver si aún en medio de la tragedia  iban a repartir comida.

El padre Donaldo Antonio Blanco Ríos, se trasladó a la escena del crimen y realizó un rezó por el alma de José Antonio.

«Para que sus buenas obras sean contadas en la otra vida», dicen.

José Antonio dedicó sus años al servicio de personas necesitadas, por eso su muerte enluta a los fieles católicos de Minatitlán.

Cuando autoridades terminaron de levantar las diligencias, integrantes del comedor comunitario «Cáritas» repartieron la comida de hoy.

Aunque los necesitados recordaron y lamentaron el asesinato de José Antonio.

«Toñito siempre fue bueno con nosotros,aunque somos pobres» y refieren que en todo momento hubo un trato de respeto y cariño.

Al lugar arribaron elementos de la policía, periciales y ministeriales que investigan el móvil del crimen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *